martes, 12 de febrero de 2008


Una palabra.
De una boca como la tuya.
Solo una.
Un no en ti...


Me falta que falte.
Falta que me falte.


Dime no
y bailaré en tus labios.

Lloraré cuando te escuche
sólo
hasta aceptar su sentido.

Ningunéame y
cumpliré un sueño.
Repleta mi alma,
contigo pronunciándolo.

Dime no…
… y seré en la eternidad.

1 comentario:

Mardunio dijo...

sí, sí, sí... me gustan, me gustan