jueves, 30 de junio de 2011

NO TENGAS MIEDO

A ese tiempo que se va
escurriendo,
que se va,
que se va y no avisa.
A ese tiempo.
Que se ha ido para nadie. Para siempre.
A ése que aún queda… ¿cuánto tiempo?
A no saber.
No saber. No saber.
A ese tiempo
que se escurre, que se filtra, que no cuela. El de polvo. A ese tiempo que se llora. Que da grima. Que se quema. Que derrite. A ese tiempo, y a no saber.
No saber. No saber
cómo esos ojos no cobran altura. Esos ojos.
¡Qué ojos tan ojos! Que se ve que no ven.
A esos ojos sin tiempo
que se animan sólo con la ansiedad irresistible de cerrarse y no mirar otra cosa.
A esos ojos del tiempo
que se van.
Que nunca avisan.
A no saber.
No saber.
No saber cómo frenar la caída de ese tiempo que viaja en los errores,
que te devuelve al acuario y a esos ojos de azotea inmensa y en ruinas.
A ese no saber envuelto de ese tiempo sin ojos.
A ése no saber
A esos ojos
que se van…
… sin tiempo para encontrar una boca con la que emigrar a otro yo y decir algún día:
eres de verdad.